Destacado
Inicio » Alrededores » El Pallars Jussa

El Pallars Jussa

 

El Pallars Jussà es una comarca pirenaica que se extiende desde el cauce medio del Noguera Pallaresa y sus afluentes, el Flámula y el Cuencas, hasta la sierra del Montsec. Comprende también una parte importante de las tierras de la orilla oriental del río Noguera Ribagorzana, que separa el Pallars Jussà de Aragón. La comarca limita al noreste con el Pallars Sobirà, al este con el Alt Urgell, al sur con la Noguera, al oeste con la Baja Ribagorza (Aragón) y al noroeste con la Alta Ribagorça. Y agrupa catorce municipios, repartidos en 1.343,08 km2., con una población de más de 13.000 personas. La capital de la comarca es Tremp, que es también el municipio más poblado con 6.022 habitantes.

El Pallars Jussà está formado por varias zonas bien diferenciadas en cuanto al relieve, el clima y la vegetación. Se trata de la Vall Fosca, la cuenca de Tremp, que, por su parte se suele subdividir en la cuenca de arriba y la cuenca de abajo y la Terreta.

La principal comunicación por carretera es la C-13, eje del Pallars (Lleida-Esterri d’Àneu). Para la mayoría de poblaciones de la comarca hay un servicio regular de autobuses, con la compañía Alsina Graells, SA. Por ferrocarril está la línea Lleida-La Pobla de Segur.

 
 

Turismo

 Desde el punto de vista turístico y gracias a su privilegiada situación, el Pallars Jussà ofrece un gran abanico de posibilidades. Se pueden practicar deportes de montaña y de aventura, como senderismo, montañismo, descenso de barrancos, navegar por los pantanos o embalses, descenso de aguas bravas, etc. Los pantanos de Terradets y Sant Antoni, construidos en un inicio para aprovechamiento hidroeléctrico, reúnen hoy en día las condiciones óptimas para los amantes de los deportes náuticos en todas sus especialidades. Tanto en los embalses como en los ríos de la comarca se pueden hacer tranquilas salidas en piragua oatreverse con deportes más exigentes como el esquí náutico o las motos de agua. Para los que busquen algo más intrépido está la opción de conocer el territorio desde el aire con ala delta o parapente, o por debajo de tierra practicando la espeleología. En cuanto a la escalada, el conjunto de paredes de Terradets, por la gran calidad de la roca y sus colosales muros, son un lugar ideal para practicar este deporte. La otra gran zona de escalada es la de los Collegats.

Pero sin duda, uno de los puntos preferidos por los visitantes por su valor paisajístico es la Vall Fosca. En esta zona están los picos más altos de la comarca, rodeados por un importante circo lacustre de origen glaciar en alturas superiores a 2.000 metros. Los lagos de Cabdella están incluidos en la zona periférica de protección del Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici. El acceso a los lagos, sobre todo a los más bajos, es muy fácil, ya que el teleférico de Sallente-Estany Gento sube hasta la cota de 2.155 metros, y desde allí es sencillo encontrar conjuntos de lagos como los de Colomina, Redó y Gento, de innegable interés paisajístico.

La comarca es también un lugar privilegiado para la práctica de la caza y la pesca. En cuanto a la caza mayor, destaca el rebeco, el jabalí y el ciervo, en la caza menor abunda la perdiz roja y la charla, las codornices, las liebres y los conejos. La pesca es rica en el Noguera Pallaresa y sus afluentes, los incontables arroyos y estanques: está la carpa, el barbo y la trucha americana.

El Pallars Jussà tiene importantes muestras arquitectónicas de épocas diversas. En la zona de contacto entre la alta y media montaña se encuentra un conjunto muy valioso de monumentos megalíticos de hace unos cuatro mil años, como los dólmenes de Senterada, Cérvoles, Cadolla, Pinyana, Montó y Reguard. De un período mucho más antiguo son los huevos de dinosaurio, de unos 70 millones de años de antigüedad, que se encontraron en la década de los noventa cerca de Isona. Este descubrimiento se añadía a otros restos fósiles y huellas encontradas en la cuenca de Tremp, y configura uno de los yacimientos más importantes de Europa. Un pequeño museo en Isona muestra algunas de estos hallazgos. En Isona también hay restos del período romano.

Pero sin duda, el que despierta más interés entre los visitantes es el románico de estos valles: como en todo el Pirineo, los ejemplos son muchos y notables. Cabe destacar, dentro de la categoría de arquitectura religiosa, la iglesia de Santa María de Covet, con la magnífica portada esculpida, la de Abella de la Conca o las pequeñas iglesias de la Vall Fosca como Cabdella, Espui y Sant Martí de la Torre (hay cerca de ochenta catalogadas). La arquitectura militar se manifiesta en castillos majestuosos como los de Llordà y Orcau, del siglo XI, y el de Muro, del siglo X. Este último, junto, con la colegiata de Santa María y su claustro, forma el conjunto monumental más importante de la cuenca de Tremp. También hay recintos bien conservados de poblaciones medievales cerradas, entre las que destaca Salàs de Pallars, Talarn, Llimiana y Aramunt Vell.

La tradición de la comarca también está presente en la gastronomía. Es típica la girella o el embutido de cordero, los embutidos de cerdo como el xolís, la secallona, el hervor, la longaniza y los confitados de lomo y de costilla. Se elaboran platos como el estofado de liebre, el conejo con senderuelas (o camasecs), civet de rebeco o de jabalí. Otros platos de tradición casera son la escudella y carn d’olla, las truchas, la coca de pisto, el alioli de membrillo, los caracoles con salsa, etc. Las setas también son muy apreciados y utilizados por la cocina de la comarca. Hay excelentes quesos de fabricación industrial y elaboración artesanal: el lenguaje y el de tupí. De postre hay que destacar el mostillo, la torta de greixetes (o chicharrones), y la miel y requesón, todo junto con una buena ratafía.

Visitas recomendadas:

  • Castillo de Mur y Monasterio de Santa María. Separados tan sólo por cien metros en la cima de un cerro, el binomio formado por el castillo y el Monasterio de Santa María de Mur constituyen, sin duda, uno de los símbolos más representativos del Pallars Jussá.
  • Santa María de Covet. La iglesia de Santa María de Covet, situada en la localidad del mismo nombre, posee una sobresaliente portada occidental, una de las más interesantes del románico español.
  • El Museo de la Conca Dellà. El Museo de la Conca Dellà, centro de acogida del Parque Cretácico, es el escenario de un apasionante viaje en el tiempo. Este centro museístico ofrece la posibilidad de descubrir una zona que tiempo atrás fue ocupada por la cultura romana y, mucho antes, habitada por algunos de los últimos dinosaurios que pisaron la tierra. El Parque Cretácico permite a todo el que llega hasta esta área de la comarca leridana del Pallars Jussà, poder descubrir este territorio en sus diferentes ámbitos temáticos: yacimientos paleontológicos, restos arqueológicos, edificios histórico-artísticos y el mismo entorno natural que lo compone.
  • Castell de Mur. Visitando esta fortaleza nos acercamos a la vida de los hombres y las mujeres de los tiempos medievales y a sus conflictos.
  • Museo Hidroeléctrico de Capdella.
 
 

Alojamientos recomendados en el Pallars Jussá

  • Hotel Terradets
    Ctra. Balaguer – Tremp, C13 – Km. 75
    Cellers (Lleida)

Libros y guías sobre el Pallars Jussá

 

PALLARS SOBIRÀ

VAL D’ARAN

ALTA RIBAGORÇA

 

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*